La automatización es una herramienta que se ha popularizado más allá de la industria, alcanzando incluso a las PYMES y a las tiendas de barrio. Todo negocio ahora puede acortar su tiempo de respuesta o el procesamiento de un pedido con CRM y chatbots personalizados.

Sin embargo -y aunque sea una idea tentadora- automatizar no solo maximiza las ganancias de una empresa. También puede ocasionar gastos imprevistos, despidos masivos y, en algunos casos, la quiebra.

¿De qué debería depender la automatización?

La automatización de una industria está íntimamente relacionada con sus niveles de producción. Si una empresa tiene un producto rentable, pero sus niveles de producción no alcanzan para satisfacer la demanda del mercado, una automatización podría resolver el problema. Pero si los pedidos están cubiertos, quizás sea un error automatizar en este punto.

Tal como puedes observar, la automatización de la industria debe centrarse en dar respuesta a una necesidad real. De lo contrario, podría ser innecesaria y ocasionar problemas financieros.

Ventajas de la automatización

1. Producción más rápida y estable

Cuando automatizas y modernizas el sistema de fabricación de un bien, puedes incrementar sus niveles de producción y acortar la cadena productiva. Esto se debe a que las máquinas no cometen errores y no necesitan un tiempo de descanso, como los trabajadores.

Por tanto, mantienen una producción estable que elimina las fases de cuello de botella y los problemas de calidad.

2. Disminución de los costos

Como la industria automatizada aprovecha al máximo la jornada laboral y la materia prima, serás capaz de reducir los costos de fabricación.

Esto permite que la rentabilidad de tu producto se incremente dándote un margen cómodo para hacer ofertas especiales y superar a tu competencia o introducir un elemento diferenciador, como un empaque premium.

3. Posibilidades de expansión

Si la calidad del artículo es superior y ya tienes el mercado nacional asegurado, puedes plantearte la posibilidad de expandirte a otros horizontes exportando mercancía.

Llegar a un mercado internacional hace que las ganancias se disparen y que la industria comience a posicionarse junto con empresas más grandes e importantes.

Desventajas de la automatización:

1. Lentitud en el Retorno de la Inversión (ROI)

Cuando una industria decide automatizar sus procesos, funcionamiento, transporte o cadena productiva podría tener problemas para recuperar la inversión de capital que ha realizado. Por eso es sumamente necesario estudiar siempre las fronteras de las posibilidades de producción, la rentabilidad de los productos y la demanda del mercado para no invertir en máquinas y equipos que después estén inoperativos.

Por ejemplo, si la producción aumenta, pero las ventas no lo hacen, la empresa no solo no verá el retorno del capital invertido en un tiempo corto o mediano, sino que además tendrá que hacer más gastos, ya sea para almacenar las unidades que no se han vendido o para lanzar una campaña publicitaria que impulse las ventas.

2. Despidos masivos y cambios en la selección de personal

Cuando hay una automatización, es probable que un gran número de empleados ya no tenga una tarea que cumplir en la empresa. Esto ocasiona despidos masivos que se convierten en mala publicidad, pero también en cargas laborales porque es necesario pagar abogados y bonificaciones especiales. Pero eso no es todo.

La selección del personal también cambia, porque ahora la industria necesita mano de obra que esté capacitada y a la vanguardia. Este tipo de contrataciones son más exclusivas y a menudo requieren de ajustes de salario. A fin de cuentas, mientras más especializado sea el perfil profesional que buscas, mayor será la remuneración que el trabajador espera.

3. Más gastos en capacitación

Los equipos y softwares se renuevan constantemente. Por tanto, tu industria tendrá que invertir una gran cantidad de dinero en capacitar al personal con frecuencia a través de cursos y talleres sobre la maquinaria, la gestión de la producción, seguridad industrial, entre otros.

Solo de esta forma podrás evitar accidentes laborales que te ocasionen gastos y pérdidas innecesarias; aumentar la producción y aprovechar cada máquina al máximo.